Diario El pueblo

 

UNA MONTAÑA MAGICA


Lúdico, mágico, profético y apocalíptico, PALABRA SOBRE PALABRA, constituye la semblanza definitiva de la poesía anterior, y la nueva poesía de Leonardo Garet. Lo antiguo en nuevos moldes y lo reciente se unifican de acuerdo a la intención del autor que "Quisiera que este, pudiera ser considerado mi primer libro". Si es cierto que poesía es "la palabra en el tiempo", ello justificaría la redundancia del término en el título. Pero además, PALABRA en este poeta, es muchas cosas: significado aceptado y resonancia oculta, brevedad o extensión, dureza o suavidad, aristas que permiten el ensamble con otras palabras o aconsejan la separación, algo que ocupa SU lugar en la página, y es ritmo, y es sombra y es luz. Garet juega con este aspecto multievocador, arrancando de ellas el máximo logro expresivo, porque más allá del cuerpo, las palabras tienen su alma y su unidad ocultas, conquistadas las cuales, el poeta se vuelve un mago que puede decirlo todo. Juego y magia. Ya el aspecto lúdico fue tempranamente señalado por Clara Silva - y a aparece mencionado por Marosa Di Giorgio en la introducción. Juego que caracteriza el sentido y la arquitectura del poema "Fórmulas" (pág. 51), o "Miedo" (pág. 113), por ejemplo: magia que crea un "rascainfierno" (poema 2 pág. 26) o inventa un vuelo "para el lado de adentro" (Poema 1 pág. 101). Y generalmente lo mágico y lo lúdico, y hasta lo profético (no en el sentido corriente de vaticinio, sino de interpretación y sentido oculto de los hechos exteriores) y lo apocalíptico se instalan a la vez, como órganos distintos, pero confluyentes en el cuerpo de un poema. Así el citado No. 2 de la pág. 26 es un bello ejemplo de poema mágico y apocalíptico, como lúdico y lúcidamente profético es "Máquina final" (pág. 61).

Porque hay en Garet algo del terrible acento de los antiguos videntes griegos, o el inapelable golpe persuasorio de los viejos profetas hebreos, aunque sin los oropeles de imágenes deslumbrantes. Bastaría leer "Hiroshima' (pág. 19), el No. 2 de la pág. 26 "La mortaja de luz...", el poema 13 de la pág. 69, entre otros. Poesía de muchos temas, nacimiento del mundo, el nacimiento del propio poeta, vida, amor, cataclismo, destrucción y muerte. Poesía de muchos matices. Como el río pasajero y eterno, que sin abandonar los roncos gritos de sus despeñaderos, se hace remanso en torno de una flora y sin dejar sus lóbregas honduras, se hace espejo de auroras o devuelve sus guiños a las estrellas. Pero no es la imagen del río la que más se adapta a PALABRA SOBRE PALABRA. El transcurrir del río es horizontal. Y PALABRA SOBRE PALABRA, es llamarada, árbol, columna o torre: "vertical poética" la llama Marosa. Montaña imponente, entonces. Construida palabra sobre palabra, como evasión para abarcar desde afuera y por entero nuestro pobre y luminoso mundo, y nuestro mezquino y grandioso acontecer. Con este libro Garet concluye una momentánea "anakefalaiosis" -"recapitulación" entre los griegos-, pero creemos que por poco tiempo: su frenético ritmo de trabajo concretará en breve alguna otra creación poética. Pero entre tanto -y valga también por esto lo de "montaña"- así como no se puede ocultar una montaña y solo la ignora quien cierra los ojos, la obra de Garet que según él mismo "tuvo hasta ahora una divulgación casi secreta", está ahí, dominadora, con su ritmo -estallante de granizo o su lúdico golpeteo de lluvia en los cristales. Con su luz develadora de misterios y su visión de irreversibles cataclismos; con su ascensión metafísica y su gozosa posesión de lo creado; con su interpretación del mundo secreto y la febril exaltación de lo sensible.

EL PUEBLO - Salto, sábado 25 de enero de 1992.


José Luis Guarino, Salto (1939). Periodista, poeta, profesor. Publicó suplementos históricos y de estudio de Literatura destinados a estudiantes de Enseñanza Secundaria. Obra: Luz de domingo ( 1999).

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret2017@gmail.com