El Sur en el Norte, desde Ámsterdam.

 

 

Por Jorge Menoni

El mundo cabe en un grano de arena y un grano de arena contiene el mundo, metáfora que se hizo presente un sábado de marzo en un teatro de Ámsterdam, donde un país, geográficamente pequeño como Uruguay, estuvo contenido en otro pequeño país como Holanda, cuando un grupo de uruguayos organizamos una noche de poesía dedicada a la Literatura Uruguaya.

El tranvía avanzaba lentamente por las calles empedradas de Ámsterdam, cuando de pronto como escapado de una ficción, mientras percibíamos la lluviosa noche que humedecía el último día de invierno europeo, escuchamos por los parlantes del tranvía de que esa noche la cultura uruguaya estaría presente en el Van Ostade Theater.

Parecía como si el océano se hubiera transformado en adoquines y rieles eléctricos para reunir nuestro pasado y presente, en un solo instante de recuerdo, y en ese preciso instante pasaron por mi memoria 30 años de exilio interior y ya no supe si mi alma habita este Mar Nórdico de tulipanes y molinos, o nunca abandoné los atardeceres del Río Uruguay.

soy
lo que desbordó
de un vaso alto

Los primeros versos del poema definición (del libro Vela de armas) del escritor salteño Leonardo Garet leídos por Juan Tajes, penetraban en mí con un dolor dulce que me transportaba a un mundo anterior, un mundo pasado y querido que tantas veces me sorprendió caminando por la calle Charrúa envuelto en otra lluvia, tierna y apacible que conformaron mi identidad.

Desde Zorrilla de San Martín, nuestro primer poeta , fueron recitados otros tantos que contaban con poesía a los holandeses la historia literaria de todo el siglo veinte uruguayo.

ese reflejo frágil
que sale de mi foto
más antigua

La gente que poblaba el teatro,numerosa y expectante parecía retener en su silencio cada palabra, y miraba por encima del escenario buscando quizás, un punto imaginario y lejano donde abrazarse a tanta sensibilidad y colarse a través de una rendija de vida, para aproximarse a esa tierra de poetas magníficos que nos hizo universales.

el responsable
de lo que señalan como mi cuerpo

un nombre pronunciado
por amigos

La noche fue pereciendo lentamente, las luces del teatro quedaron suspendidas en una oscuridad clarificante, los aplausos y un llanto de alegría incontenida celebraron los últimos versos de este excelente poeta salteño, que logró mágicamente, por interminables minutos, cerrar esta noche única y transformarla a un lenguaje de manos que que se aprietan, abrazos eufóricos, besos postergados, delicia del reencuentro y la celebración de tantos uruguayos aquí presentes que intentamos esparcir por el mundo lo mejor de nuestra poesía y tradición.

la figura que reconozco
cuando iluminan el paisaje borroso
de una calle de piedra

A pocas horas de finalizada la noche, sin poder evitar un momento de reflexión sobre mi larga ausencia del Salto natal, me identifican y reconfortan esos tres últimos versos del poema que me ayudan a no olvidar.

Solo me resta agradecer a Leonardo Garet y a tantos y tantos poetas uruguayos que sembraron en mí el amor a la poesía.

Ámsterdam, marzo 2004

 

Jorge Menoni, Salto (1950). Escritor. Reside en Amsterdam desde 1978. Director de la revista cultural Amsterdam Sur. El cementerio universal de los vivos (1991), El cazador de instantes (2001). Ha escrito varios guiones para documentales.

       
 

 

Dirección para
contactarse con esta
página:

leogaret2017@gmail.com